Disfasia infantil: causas, tipos y tratamiento

Disfasia infantil: Causas, tipos y tratamiento

La disfasia infantil es un trastorno específico en la adquisición del lenguaje que afecta tanto en la expresión oral (dificultad para hablar) como en la comprensión del lenguaje, por lo que resultan comprometidos los componentes básicos del lenguaje: el fonológico, el morfológico, la sintaxis, el semántico y el pragmático.

Se trata de una alteración que no se puede explicar por la presencia de un déficit intelectual o sensorial, trastornos emocionales o conductuales, o privación ambiental, y la presentan el 1% de los niños. Indicadores de su presencia son aquellos niños que dicen sus primeras palabras a los 3 o 4 años, y presentan un lenguaje esquemático a partir de los 6 años. Su evolución suele ser muy lenta si no se produce una intervención a tiempo.

Causas de la disfasia infantil

La disfasia infantil está asociada con un retraso en la maduración de las estructuras del lenguaje. Aunque no hay datos concluyentes al respecto, factores que pueden influenciar en esta maduración son lesiones cerebrales producidas por:

  • Traumatismo craneoencefálico en el momento del parto.
  • Lesión cerebral o falta de oxígeno al nacer.
  • Enfermedades infecciosas que afectan al sistema nervioso central como la meningitis, la encefalitis, etc.
  • Periodos largos de hospitalización o malestar en el ambiente familiar.

Tipos de disfasia

Existen diferentes tipos de disfasia: la disfasia mixta, la disfasia expresiva y la disfasia dificultosa para la organización del significado. Cada una de ellas se divide en dos clases.

En la disfasia mixta o receptiva la comprensión del lenguaje está alterada, y se clasifica en la sordera verbal y el déficit sintáctico fonológico.

  • La sordera verbal es la alteración más grave. El niño conserva un buen funcionamiento de la audición, pero no es capaz de analizar ni interpretar los sonidos, por lo que su discurso es escaso en vocabulario, incoherente y repetitivo.
  • El déficit sintáctico fonológico hace referencia a la incapacidad de descodificar o analizar oraciones largas y conceptos abstractos. Por lo que sus discursos están formados por frases cortas, simples y mal organizadas.

En la disfasia expresiva la programación y realización de palabras está alterada, y se clasifica en la dispraxia verbal y la alteración en la producción o programación fonológica.

  • La dispraxia verbal consiste en la incapacidad de realizar los movimientos específicos para producir los sonidos. Su discurso es poco fluido y con un estilo telegráfico, que puede acompañarse de disartria y alteración en su motricidad fina.
  • La alteración en la producción o programación fonológica hace referencia a la articulación errónea de los sonidos. Pronuncian y comprenden bien los sonidos uno por uno, pero en cambio, no los articulan bien dentro de una palabra o una frase. Son niños que tienen un discurso muy fluido pero cuesta entenderes.

Disfasia infantil: Causas, tipos y tratamiento

En la disfasia con dificultad para la organización del significado existe la dificultad para estructurar frases, y se clasifica en el síndrome lexical sintáctico y el síndrome semántico pragmático.

  • El síndrome lexical sintáctico consiste en la alteración para producir palabras nuevas (tanto aprenderlas como retenerlas). No obstante, su discurso se caracteriza por una buena articulación de las palabras, y se les entiende bien.
  • El síndrome semántico pragmático consiste en la falta de habilidad para comprender palabras, preguntas o instrucciones. No entienden el fin del proceso comunicativo con el otro, por lo que suelen hacer monólogos, y presentan dificultades en el juego simbólico.

Síntomas de la Disfasia infantil

  • Falta de intención para comunicarse con los otros.
  • Escasa expresión, y cuando se produce suele ser pobre y sin sentido: expresión telegráfica, oraciones simples sin orden gramatical, etc.
  • No existe una estructuración sintáctica en sus oraciones, por lo que sus frases son incomprensibles.
  • Falta de conectores, o nexos en sus oraciones como preposiciones o conjunciones.
  • Dificultad para manejar pronombres personales, determinantes posesivos…, etc.
  • Suelen utilizar los verbos en infinitivo ya que no saben conjugarlos. No usan morfemas de género y número.
  • Tienen un vocabulario muy reducido. Suelen presentar heterogeneidad en el vocabulario, existiendo la presencia de palabras complejas y la ausencia de palabras más simples.
  • Presentan problemas en la escritura.
  • Tienen dificultades en la comprensión del lenguaje.
  • No entienden las palabras abstractas y temporales.
  • Presentan dificultad para repetir y recordar enunciados largos.
  • Les cuesta ordenar el discurso y sintetizar el significado de éste, cuando les hablan.
  • Reaccionan mejor a los apoyos físicos como los gestos.

Otros síntomas que podemos encontrarnos como consecuencia de estos son: dificultades en la orientación espacial y temporal, dificultades psicomotoras (adquisición tardía de la lateralidad o poco definida; alteración del ritmo), dificultades en la memoria auditiva y secuencial (capacidad para retener y reproducir una serie de números o palabras), problemas de discriminación auditiva (confunden sonidos con otros), retraso en el desarrollo del pensamiento abstracto, dificultades en la lectoescritura, o déficit de atención e hiperactividad.

Todo ello puede producir un aislamiento social, fracaso escolar debido a la falta de aprendizajes básicos como la lectoescritura, y alteraciones globales en las relaciones afectivas, presentando cierta ansiedad, problemas emocionales y déficit de autoestima.

Tratamiento de la disfasia infantil

La disfasia es una alteración que puede tener un pronóstico positivo, si se realiza la intervención adecuada. Ésta siempre tendrá que tener en cuenta la madurez neurológica y psicológica del niño, y deberá de ser llevada a cabo por profesionales, los cuáles contaran con la participación de los familiares y la escuela. La intervención deberá de ser multidisciplinar (psiquiatría infantil, psicomotricidad, ortóptica), contando con una rehabilitación ortofónica que deberá de realizarse lo más precoz posible, con el fin de limitar el impacto en los resultados escolares.

Disfasia infantil: Causas, tipos y tratamiento

 

Algunas de las estrategias más habituales utilizadas en la intervención de la disfasia infantil son:

  • Practicar ejercicios y praxias buco-faciales: ejercitamos la boca, la lengua, los labios, la respiración (haciendo soplos, abrir y cerrar la boca, movimientos con la lengua…), con el fin de mejorar la pronunciación de los fonemas.
  • Ejercicios para aumentar el vocabulario: se empieza por aspectos concretos que ya conozca el niño, y se va aumentando su dificultad. Podemos utilizar las categorías o campos semánticos para ir introduciendo nuevos conceptos. También, puede ser útil acompañar esta última actividad con imágenes.
  • Trabajar la memoria auditiva: podemos ejercitarla relacionando un sonido concreto que emitamos con un movimiento corporal que deba hacer el niño.
  • Ejercicios de discriminación auditiva: se enseña al niño a distinguir sonidos distintos a los que le son familiares. Haciendo por ejemplo, que adivine de qué sonido se trata cuando se lo presentamos.
  • Podemos indicar diferentes actividades para aumentar la comprensión verbal, ejercicios morfosintácticos (por ejemplo: pidiendo que forme una frase a partir de dos palabras), actividades para aprender a organizar y estructurar oraciones (por ejemplo: le mostramos una imagen y le pedimos que cuente una historia que tenga relación con ésta), etc., a través de láminas, imágenes y viñetas.
Categorías: DIFICULTADES DEL APRENDIZAJE
Noelia Díaz

Graduada en Psicología. Máster en Psicología General Sanitaria y Terapeuta sexual y de pareja. Psicóloga infanto-juvenil en Centro PAI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. También puedes suscribirte sin comentar.